Mentalidad

Estar informado no es lo mismo que estar bien informado

25 Ene , 2020  

A muchas personas les gusta leer sobre entrenamiento y nutrición. El problema llega cuando no leemos en el sitio correcto. Un ejemplo es el cuento de Nasrudín:

Muy tarde por la noche Nasrudín se encuentra dando vueltas alrededor de una farola, mirando hacia abajo. Pasa por allí un vecino. 

–¿Qué estás haciendo, Nasrudín, has perdido alguna cosa? –le pregunta.

–Sí, estoy buscando mi llave. 

El vecino se queda con él para ayudarle a buscar. Después de un rato, pasa una vecina. 

–¿Qué estáis haciendo? –les pregunta. 

–Estamos buscando la llave de Nasrudín. 

Ella también quiere ayudarlos y se pone a buscar. Luego, otro vecino se une a ellos. Juntos buscan y buscan y buscan. Habiendo buscado durante un largo rato acaban por cansarse. Un vecino pregunta: 

–Nasrudín, hemos buscado tu llave durante mucho tiempo, ¿estás seguro de haberla perdido en este lugar? 

–No –dice Nasrudín.

–¿Dónde la perdiste, pues? 

–Allí, en mi casa. 

–Entonces, ¿por qué la estamos buscando aquí?

–Pues porque aquí hay más luz y mi casa está muy oscura.  

Cuento de Nasrudín extraído de «Libertad financiera» de Sergio Fernández.

, ,


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.